Información de interés sobre el permiso de paternidad

Desde el 5 de julio del 2018, la duración del permiso de paternidad se ha ampliado de cuatro a cinco semanas. El permiso de paternidad es un subsidio que se da a los trabajadores que suspenden el contrato de trabajo o cesan en su actividad, durante los días legalmente establecidos, con motivo del nacimiento de un hijo, adopción o acogimiento.

El permiso de paternidad es de dos días inmediatamente después del nacimiento (o de la decisión administrativa de acogimiento), a los que hay que añadir los días que completan cinco semanas. Se pueden disfrutar los días restantes seguidos al parto o de forma a determinar de acuerdo con la empresa, incluso pueden transformarse en medias jornadas si la empresa accede. Deben ser hasta cinco semanas ininterrumpidas, justo después del parto o adopción, a lo largo de la baja maternal, o cuando termina. No obstante, la última semana del periodo de descanso podrá disfrutarse de forma independiente en otro momento dentro de los nueve meses siguientes a la fecha del nacimiento del hijo.

Podrá disfrutarse en régimen de jornada completa o parcial de un mínimo del 50%, previo acuerdo con el empresario, y es compatible e independiente del disfrute compartido de los periodos de descanso por maternidad.

En caso de parto múltiple, la duración del permiso de paternidad se ampliará en dos días más por cada hijo a partir del segundo. La última semana del periodo de descanso podrá disfrutarse de forma independiente en otro momento dentro de los nueve meses siguientes a la fecha del nacimiento del hijo.

Pueden solicitar el permiso de paternidad los trabajadores incluidos en el régimen general y en los regímenes especiales de la Seguridad Social. La prestación por paternidad es independiente de la de la madre y compatible con el disfrute compartido de la de maternidad, siempre que sea cedido por la madre.

Se percibe el 100% del salario, incluidos todos los conceptos de la base reguladora, normalmente incluidos todos los complementos asignados en la nómina. La retención de IRPF puede ser determinada por el beneficiado.

El caso de los autónomos es similar a la del resto de trabajadores, la prestación por paternidad es equivalente al 100% de la base reguladora, que en el caso de los trabajadores autónomos se corresponde generalmente con la base de cotización mínima. Para ello será imprescindible estar al corriente de pago de las cotizaciones.

La solicitud se formulará en los modelos normalizados y deberá presentar, junto con el resto de documentación requerida, en cualquier oficina del Instituto Nacional de la Seguridad Social. La solicitud debe ir acompañada de la siguiente documentación:

  • DNI, pasaporte o NIE.
  • Los trabajadores por cuenta ajena deberán que presentar un certificado de la empresa en el que conste la fecha del inicio de la suspensión laboral por paternidad y la última nómina.
  • En el caso de nacimiento, hay que presentar el libro de familia o la certificación de la inscripción del hijo o hijos.
  • En caso de adopción, la medida judicial o la resolución judicial por la que se acepta el acogimiento familiar.